17.3.09

7

Narcissus asturiensis (Narciso de Asturias)

Cuenta la mitología griega que cuando Narciso llegó al mundo su madre, la ninfa Liriope, consultó al adivino Tiresias por el porvenir de su hijo respondiéndole éste "que Narciso llegaría a edad avanzada si no se daba jamás cuenta de su belleza". Lo que ocurrió después todos lo sabemos: un día que paseaba por el monte se dio cuenta de que su imagen se reflejaba en las claras aguas de una fuente enamorándose al instante de sí mismo y sin alejarse ya de ese espejo. Cuanto más se contemplaba más se enamoraba de su figura, la intentaba coger y abrazar pero sus intentos se tornaban en enojo y lágrimas. Finalmente murió de agotamiento y tristeza junto a la fuente en la que durante tanto tiempo había permanecido inmóvil día y noche. Cuando las ninfas descendieron de las montañas y vieron a Narciso muerto enseguida se dispersaron por toda la comarca para congregar a sus compañeras y celebrar el funeral pero, a su regreso, el cuerpo de Narciso ya no se hallaba allí, en su lugar había nacido una flor a la que llamaron Narciso, posteriormente consagrada a Plutón, Proserpina y las Euménides.

Así pues, Narciso desapareció, murió, aunque no del todo pues se transformó en una bella flor y, eso, casi es tanto como vivir eternamente, en cambio, me pregunto en qué se transformarán los Narcissus asturiensis amenazados de peligro de muerte y extinción como consecuencia de las alteraciones del hábitat y la poca conciencia de quien escarba en la tierra para recoger sus bulbos.

Los Narcisos de Asturias, cuyo nombre científico es Narcissus asturiensis, son plantas endémicas del cuadrante noroccidental de la Península Ibérica. Crecen desde febrero hasta principios de primavera, son de color amarillo intenso, con flores de un tamaño aproximado a los narcisos que solemos ver en jardines pero con una altura menor entre 7 y 10 cm. Verlos así, como en la fotografía, copando las laderas del monte, resulta una fascinante explosión de color.

Para saber más:

7 comentarios:

JUACO dijo...

Bonita historia para bonita flor. No conocía la leyenda.Interesante.
Una flor que particularmente me gusta mucho. Muy alegre y muy viva.
Un saludo.

El tejon dijo...

Pues serán asturianos pero,se parecen bastante a los de aquí.
Es como una explosion de flores, en cuanto ha hecho cuatro dias de sol. Tengo yo unos romeros en flor que son la envidia del vecindario.
Hoy he ido a segar un terreno a casa de mi madre y lo he dejado a medias porque me daba pena segar las margaritas.
Un abrazo.

María del Roxo dijo...

Preciosa flor. Preciosa foto...
Esto ya huele a primavera!!!

Xurde A dijo...

Preciosa foto y preciosa historia.
Un saludo desde el valle de Turón.

Valles de La Tercia y Arbas dijo...

Mmmm me encanta el romero ...!!!¿has segado ya la otra parte??.

Tenéis razón esto ya huele a primavera: tres días, solo faltan tres días!!!.

Suso degaña dijo...

Por aquí también se empiezan a ver, se les llama "gril.landanas"

El tejon dijo...

Si pasas por la cueva, verás las margaritas sin segar.Pienso dejarlas así hasta que se marchiten.
Un saludo.

Publicar un comentario

Bienvenido al Blog La Tercia y Arbas.
Gracias por pasarte por este espacio y contribuir a su desarrollo con tu comentario.

Email: laterciayarbas@gmail.com