26.3.09

5

Morcillas de chivo (I)

Ingredientes:

- 3,6 kg. de sebo
- 1,5 l. de sangre (aprox.)
- 6,5/7 kg. de cebolla
- 3 puñaos de pimentón
- 3 puñaos de sal gorda
- media cabeza de ajos
- 1 hogaza de pan
- 1/4 de mazo de tripas


Estos son los ingredientes para elaborar unas ricas morcillas de chivo típicas de los Valles de La Tercia y Arbas.
Además de estos ingredientes necesitaremos una artesa para amasar la mezcla (puede servir un balde grande), embudos para embutir e hilo para atar (a falta de hilo de bramante usaremos un hilo resistente de algodón).

A continuación, los pasos a seguir para hacerlas en casa:

1) Picamos la cebolla y el sebo en cuadraditos muy pequeños con un cuchillo bien afilado. Hacemos lo mismo con a hogaza de pan , pero en este caso la loncheamos en finas láminas, (como si fuésemos a hacer sopas de ajo) y machacamos en el mortero los ajos.
2) Se limpian las tripas, para ello las dejamos en agua tibia con vinagre unos minutos antes de utilizarlas, luego las lavamos con agua del grifo dándoles la vuelta, y las dejamos en una escurridera hasta que las vayamos a utilizar.
3)Una vez que tengamos esto listo comenzamos a añadir los ingredientes para las morcilla. En la artesa o el balde vamos echando dos medidas de cebolla por una de sebo (como medida usaremos un plato hondo de los de toda la vida de "duralex"). Cuando terminemos añadimos el ajo picado, el pan de hogaza y la sal.
Ahora añadimos la sangre. Si, como en este caso, hemos cortado el pan demasiado grueso esperamos unos minutos para que el pan ablande. No hay que pasarse con la sangre, pues a medida que uno va amasando la cebolla empieza a soltar agua, por tanto, seremos cautos, si cuando amasemos queda muy seco añadimos más.Añadimos el pimentón, hemos mezclado dulce y picante, eso va a gustos..., si se quiere que piquen más añadimos más picante, sino menos.
4) Y ahora ya, empezamos a mezclar los ingredientes:
Hasta que quede algo más o menos así:
5) A continuación probamos de sal y de picante al estilo tradicional, es decir, metemos el dedo en la mezcla y probamos (si no nos atrevemos con esto podemos freir un poco en una sartén para probar). Si está a nuestro gusto comenzamos a embutir y a atar las morcillas. Lo ideal es que haya dos o tres personas para que mientras una o dos van embutiendo la otra se dedique a atar. Más ideal aún es que haya una persona que experta en hacer morcillas, como en este caso mi tía Laura, que con tres puñaos de sal y pimentón a voleo acertó a la primera.Empezamos a embutir:Atamos las morcilas haciéndo primero un moño en uno de los extremos de la tripa, luego atamos dependiendo del número de morcillas que queramos sacar de una vuelta. Las vamos acumulando en un balde o una artesa.

CONTINUARÁ ...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

soy LUNITA!
Qué recuerdos me traen esas fotos.........
Cómo me encantaba meter las manos en esos baldes y pringarme hasta los codos y revolverlo todo......
Gracias por transportarme años atrás!!!
Besitos

Anónimo dijo...

Agggg !Que asco más rico!

JUACO dijo...

Estan de muerte esas morcillas.Merece la pena todo el trabajo que lleva hacerlas.Cuando degustas una por primera vez.... sublime.
Buena entrada.Gracias por recordarnos una de esas maravillosas costumbres y que no queden en el olvido.
Un saludo.

El tejon dijo...

A mi tambien me trae muy buenos recuerdos esta entrada.
Estas morcillas son de rgimen ¿no María?, de las que recomienda el medico jajaja.
Un saludo.

Valles de La Tercia y Arbas dijo...

Sí, éstas también son de dieta mediterránea, como las migas con tocino, jajaja.

Me alegra saber que os han traido buenos recuerdos estas morcillas.

Publicar un comentario

Bienvenido al Blog La Tercia y Arbas.
Gracias por pasarte por este espacio y contribuir a su desarrollo con tu comentario.

Email: laterciayarbas@gmail.com